HIPATIA DE ALEJANDRÍA


Hipatia, nacida en Alejandría entre los años 355 y 370 y muerta en el 415, fue una filósofa y maestra neoplatónica griega.

Hija y discípula del astrónomo Teón, Hipatia es la primera mujer matemática de la que se tiene conocimiento razonablemente seguro y detallado. Escribió sobre geometría, álgebra y astronomía, mejoró el diseño de los primitivos astrolabios —instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste— e inventó un densímetro.

En torno al año 400, se había convertido en líder de los neoplatónicos alejandrinos, dedicándose a la enseñanza y centrándose en las obras de Platón y Aristóteles. La casa de Hipatia se convirtió en un centro de instrucción donde acudían estudiantes de todas partes del mundo romano, atraídos por su fama.

Su cruel asesinato, llevado a cabo por una turba de exaltados aunque atribuida a Cirilo, eclesiástico romano Patriarca de Alejandría.

Ninguna de sus obras se ha conservado, pero se conocen gracias a sus discípulos, como Sinesio de Cirene o Hesiquio de Alejandría, el Hebreo.

Además de cartografiar cuerpos celestes, confeccionando un planisferio, también se interesó por la mecánica. Se sabe que inventó un destilador, un artefacto para medir el nivel del agua y un hidrómetro graduado para medir la densidad relativa y gravedad de los líquidos, precursor del actual aerómetro, descrito por Sinesio de Cirene:

...es un tubo cilíndrico con la forma y dimensiones de una flauta, que en línea recta lleva unas incisiones para determinar el peso de los líquidos. Por uno de los extremos lo cierra un cono, adaptado en posición idéntica, de manera que sea común la base de ambos, la del cono y la del tubo. Cuando se sumerge en el líquido ese tubo, que es como una flauta, se mantendrá recto, y es posible contar las incisiones, que son las que dan a conocer el peso.
Sinesio de Cirene, Carta 15, a Hipatia.

¿Por qué Hipatia?


Prototipo de mujer que luchó contra el papel que la sociedad le tenía reservado, su sed de conocimiento y sus deseos de compartir lo aprendido la llevan a ocupar un lugar preferente en el Olympo de aquellas personas que, a lo largo de la Historia, intentaron levantar el velo de tinieblas que cubría el mundo que les rodeaba usando la razón.

Propuesta de José Manuel Moreno, padre de un alumno del centro.
Fuente: Wikipedia