Bueno. Llegó la hora. Todos -madres y padres, alumnado, profesorado y hasta nuestro querido ordenanza- andamos volcados en la búsqueda de un nombre para nuestro recién nacido centro.

Y uno lee las propuestas y hay que reconocer que, mayoritariamente, se han postulado unos nombres muy interesantes. Unos recogiendo el nombre de personas de ámbitos diversos, todas ellas con innPortrait-of-Monardes-1569.pngegables cualidades, y otros proponiendo conceptos, ideas e incluso alusiones a nuestro entorno, más que sugerentes.

Pero... ¿y si pudiésemos encontrar un nombre que aunara muchos de los "méritos" y de las ideas que queremos para nuestro centro?

Sería algo así:

Un nombre que aunara la situación de un centro como el nuestro, cercano a la Avenida de las Ciencias, ubicado alrededor de calles con nombres de Doctores y de otras con nombres de flores y situado en Sevilla.

Un nombre que simbolice el "renacimiento" del saber ante la ignorancia y las creencias irracionales. Un nombre que represente la relación, la investigación y el conocimiento de nuevas culturas.
Cerámica_Sierpes_jardín_Monardes.jpg
Un nombre de alguien autor libros importantísimos, estudiados en todo el mundo y, por ende, casi olvidados en Sevilla.

Un nombre reconocido mundialmente como el padre de especialidades de la Ciencia tan usuales hoy en día que ni pensamos de dónde provienen.

Un nombre, en definitiva, que repare la injusticia de que ni en Sevilla, ni en Andalucía, ni en España haya nigún centro educativo con el nombre del eminente médico sevillano que represena un punto de inflexión en la medicina moderna, debido a su crítica a los arcáicos métodos de tratamiento médico y a la implantación del uso de medicinas como técnica sanatoria. El nombre de la persona que investigó, sembró, aclimató y difundió los tesoros vegetales que llegaban de América, que estudió y aplicó, por primera vez, a la medicina los cítricos, que descubrió fenómenos como la fluorescencia de vegetales y al que debemos la mecha que, con sus estudios y divulgaciones, extendió por toda Europa entre otras plantas, el palo santo, la zarzaparrilla y la raíz de China, el tabaco, la canela, el guayaco, los bálsamos de Perú y de Tolú, la jalapa, el mechoacán, el sasafrás, la batata, la patata y un largo etcétera.(Algunos autores también hablan del tomate aunque parece que no lo estudió porque esta planta entró en Sevilla escondida). El nombre de la persona que escribió entre otros libros y tratados la "Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales", del que se llegaron a editar cuarenta y dos ediciones y fue traducido a seis idiomas en cien años, lo que puede dar idea de la importancia que tuvo dentro del mundo científico de la época. El nombre de la persona a la que se le dedicó un género entero de plantas con flores características y que merecen un detenido estudio botánico. El nombre que, como Sevilla, también tiene su leyenda (parece que cierta) negra.

Y... ¿Cuál es ese nombre? Pues ese nombre es... Nicolás MonardesLápida_Monardes.jpg

(Propuesta de Pepe Garrido, profesor del IES 41014003)

Y por último, por si interesa, dejo aquí algunos enlaces para que podáis conocer y aprender de su vida y su obra, espero que os sean interesantes, un pequeño audiovisual sobre "las Monardas" y una animación flash en inglés para que nos hagamos idea de su importancia:

http://devenirdelaciencia.blogspot.com/2009/02/nicolas-monardes-un-medico-renacentista.html

http://sevillapedia.wikanda.es/wiki/Nicol%C3%A1s_Monardes

http://www.cie.umich.mx/el_doctor.htm

http://devenirdelaciencia.blogspot.com/2009/10/m.html

Nicolás Monardes para principiantes

Tristemente Monardes

Monardes y el tabaco

Médico, mercader y traficante

Jardines en la calle Sierpes

Tratado sobre los cítricos



View Nicolás Monardes and over 3,000,000 other topics on